martes, 24 de febrero de 2009

La glucosa vuelve agresivos a los podocitos, provocando insuficiencia renal






Las células llamadas podocitos evitan en condiciones normales que las proteínas que viajan en la sangre pasen a la orina y se eliminen a través de ella. Lo evitan tapando con sus “piececitos” (por eso el nombre de podocitos) los posibles resquicios por donde se podrían escapar esas proteínas.
Cuando una persona padece diabetes, los podocitos se suicidan porque el ambiente que las rodea no favorece su “felicidad”, es decir, porque se sienten rodeadas por un ambiente estresante y hostil. Es la llamada apoptosis. Los podocitos llegan a desaparecer, provocando la aparición de proteínas en la orina (proteinuria). Esto daña el riñón de tal modo que acaba por no funcionar y el paciente termina necesitando ser conectado a una máquina que haga la función habitual del riñón, limpiar la sangre de sustancias tóxicas.
A pesar de que todos los diabéticos tienen la glucosa alta, solo el 30% tiene daño renal. Esto sugiere que la glucosa alta es necesaria, pero no suficiente para provocar el daño renal.

Una investigación que aborda la relación entre alta glucosa y suicidio de podocitos acaba de ser publicada en el Journal of the American Society of Nephrology (JASN), la publicación científica de mayor prestigio mundial en Nefrología. El estudio ha sido realizado por el equipo del Dr Alberto Ortiz, investigador de la Red de Investigación Renal (REDinREN) perteneciente al Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Ciencia e Innovación, además de profesor de la Fundación Jiménez Díaz-Capio, habiendo colaborado también la red europea ADDNET (Advanced Diagnosis of Diabetic Nephrophaty Network).

El trabajo ha demostrado que los niveles altos de glucosa cambian el comportamiento de algunos podocitos, que pasan a expresar en su superficie la molécula CD 74. La presencia de CD74 hace que los podocitos sean más sensibles al ambiente inflamatorio y como respuesta a este ambiente se convierten en podocitos agresivos, peligrosos para sí mismos y para los demás, produciendo entonces proteínas letales, entre ellas una llamada TRAIL. La coexistencia de alta glucosa y TRAIL conforma un ambiente hostil que induce a los podocitos a suicidarse. Los podocitos muertos ya no contribuyen a evitar el paso de proteínas de la sangre a la orina y aparece la proteinuria (proteínas en la orina), primera manifestación del daño del riñón en la diabetes.

El hallazgo tiene gran importancia en la creación de futuros tratamientos para los pacientes con insuficiencia renal. La participación de la inflamación y del suicidio celular en la progresión del daño renal, sugiere que el tratamiento de la insuficiencia renal provocada por diabetes requiere un abordaje múltiple en el que se controlen bien los niveles de glucosa, pero también que se incida sobre la inflamación renal y sobre moléculas como CD74 y TRAIL. Este será el objetivo de los nuevos tratamientos.

2 comentarios:

Inès dijo...

Hola le cuento que estaba buscando unas fotos para un tema de IRC y encontrè su foto ...la verdad que lindo sonrisa tiene .Saludos Inès Moscoso
Drasslina4444@hotmail.com

Inès dijo...

Hola le cuento que estaba buscando unas fotos para un tema de IRC y encontrè su foto ...la verdad que lindo sonrisa tiene .Saludos Inès Moscoso
Drasslina4444@hotmail.com