lunes, 23 de febrero de 2009

El tratamiento hipolipemiante es cada vez más exigente y precisa de fármacos más potentes

¿Cuál es el futuro del tratamiento hipolipemiante? Esta es una de las principales cuestiones que se han abordado en la Reunión Anual de la Sección de Hipertensión Arterial de la Sociedad Española de Cardiología que se ha celebrado en Oviedo. "Hasta la fecha, la selección del tratamiento hipolipemiante se ha realizado en base a objetivos de LDL, cada vez más exigentes, para lo que se necesitan fármacos potentes, la mayoría de las veces a altas dosis. Sin embargo, a pesar de que cada vez hay una mayor proporción de pacientes tratados, sólo una pequeña cantidad logran el objetivo deseado, principalmente porque muchos profesionales no se sienten seguros con dosis altas de los fármacos disponibles actualmente", ha explicado Pilar Mazón, presidenta de la Sección de Hipertensión Arterial.
Respecto a este futuro, además de la investigación en marcha sobre fármacos que eleven el HDL-colesterol, lo más destacado es la inminente comercialización en España de rosuvastatina, ya disponible hace algunos años en países de nuestro entorno, y que ha demostrado mayor eficacia y seguridad que el resto de las estatinas. Según la Dra. Mazón, "la posibilidad de disponer de un fármaco que ya ha demostrado su eficacia y seguridad, como rosuvastatina, es indudable que ofrece la posibilidad de controlar mejor a nuestros pacientes y es posible que modifique la visión del tratamiento hipolipemiante en la población no considerada de alto riesgo por los criterios clásicos hasta ahora".

Aparte del futuro del tratamiento hipolipemiante, la reunión ha abordado cuestiones como el desarrollo de nuevos fármacos y combinaciones antihipertensivas, "pues a pesar del arsenal terapéutico disponible, el grado de control en nuestro medio es aún muy bajo". También se han repasado las novedades del tratamiento de la diabetes, para revisar las recomendaciones más recientes sobre el uso de fármacos antidiabéticos, y las estrategias terapéuticas para reducir el riesgo cardiovascular global, "pues – según la Dra. Mazón- no debemos enfocar el tratamiento de nuestros pacientes al control de los factores de riesgo de forma independiente, sino que tenemos que dirigirlo al control multifactorial, mediante intervenciones que reduzcan el riesgo globalmente".

La reunión ha servido también para presentar los ensayos clínicos más importantes del último año, como los estudios JUPITER O DIRECT, cuyos resultados pueden tener una influencia directa en la práctica clínica habitual y traducirse en cambios de las recomendaciones de las guías de práctica clínica. "El estudio JUPITER ha evaluado aspectos de continuo debate, ya que analiza el tratamiento hipolipemiante intensivo en pacientes de aparente bajo riesgo según los factores clásicos, pero seleccionados en base a otros marcadores, como la proteína C reactiva, en la que se demuestra que la reducción marcada de LDL partiendo de niveles "normales" se acompaña de una relevante y significativa reducción de la mortalidad total y de la morbimortalidad cardiovascular. Estos hallazgos pueden replantear las recomendaciones del tratamiento en prevención primaria; también en este estudio se demuestra la seguridad y tolerabilidad de rosuvastatina".
Por su parte, el estudio DIRECT valora el efecto de un fármaco antagonista de los receptores de Angiotensina II, concretamente candesartán, en la prevención de la retinopatía diabética. "Hasta ahora estaba bien establecido el uso de los agentes que bloquean el sistema renina-angiotensina-aldosterona en los diabéticos, por su efecto en la prevención de complicaciones macrovasculares y en protección renal, pero hasta la fecha no conocíamos que también ejercen un papel beneficioso en la reducción de una complicación microvascular tan grave e invalidante como es la retinopatía en estos pacientes".

-CARDIOTENS 2009
En la reunión se presentó CARDIOTENS 2009, un ambicioso proyecto que se pondrá próximamente en marcha, promovido por la Agencia de Investigación de la Sociedad Española de Cardiología y la Sección de Hipertensión Arterial, que evaluará 10 años después de CARDIOTENS 1999, el impacto de la Hipertensión en las cardiopatías en España. "El estudio CARDIOTENS 1999, uno de los más importantes realizados en nuestro país en su momento, permitió conocer la prevalencia y grado de control de la hipertensión arterial asociada con diversas enfermedades cardiovasculares. Se llevó a cabo principalmente en el ámbito de Atención Primaria, y los datos de más de 30.000 pacientes fueron obtenidos en un único día por 1.159 médicos (20% cardiólogos, 80% de atención primaria). El propósito de CARDIOTENS 2009 es realizar el mismo estudio tras una década en la que ha habido importantísimos avances terapéuticos en estas patologías", ha destacado la Dra. Mazón.

No hay comentarios: