viernes, 13 de febrero de 2009

Albert Jovell recibe la Medalla del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos

El doctor Albert J. Jovell, presidente del Foro Español de Pacientes (FEP), recibió ayer la Medalla del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), en un acto celebrado en el Hotel Ritz de Madrid, que contó con la intervención de la consejera de Sanidad de Cataluña, Marina Geli, quien pronunció la conferencia titulada "Profesionalismo y sostenibilidad del sistema sanitario: el momento del pacto". Comparte este galardón con el doctor Jesús Aguirre, ex vicepresidente del CGCOM y actual senador por el Partido Popular.
En su discurso, el doctor Jovell dedicó el premio a todas las personas e instituciones (administración, empresas y asociaciones de pacientes) que han confiado y han hecho posible hacer realidad sueños colectivos así como a todos los profesionales sanitarios. Se refirió especialmente al médico enfermo y como estos contribuyen a la mejora y a una mayor comprensión de la relación médico–paciente A este respecto el presidente del FEP expresó su deseo de que los planes autonómicos de atención integral al médico enfermo incluyan todo tipo de enfermedades, y no sólo las relacionadas con trastornos psíquicos y/o conductas adictivas.
"Puesto que todos queremos acceder a los mejores cuidados cuando la enfermedad se establece en nuestras vidas (y nadie está exento de ello), es un acto de justicia reconocer públicamente el extraordinario trabajo que hacen las asociaciones de pacientes y voluntarios de España", señaló.

A este respecto, el FEP cuenta actualmente con 980 asociaciones, consolidándose como organismo de referencia en la representación de este colectivo. Son precisamente estas agrupaciones "las que, cada vez más, sostienen socialmente el sistema sanitario", añadió.
El doctor Jovell también aprovechó para reivindicar la profesión del médico frente a la sociedad, aludiendo a la recuperación de la autoestima perdida. "Los rostros de alivio de los pacientes tras oír las palabras terapéuticas de un profesional como éste tienen un valor que escapa de cualquier métrica económica, y constituyen, por sí solos, una recompensa extraordinaria para aquellas personas que continúan formándose para dar lo mejor de sí mismos a sus pacientes", apuntó. "De eso hay que sentirse orgulloso, y mucho más en estos momentos".
En relación con las cualidades que debería tener un buen médico, el presidente del FEP ha enumerado tres fundamentales: confianza, honestidad y compromiso. Mientras que la primera característica "posibilita el trabajo en equipo y multiplica los talentos individuales", la segunda "permite delimitar, de forma muy clara, cuáles son las fronteras de la tolerancia y de la ambigüedad". Por su parte, "el compromiso con los demás, y especialmente con las poblaciones vulnerables, capacita a los profesionales desde un punto de vista empático".

No hay comentarios: