viernes, 12 de diciembre de 2008

Los psiquiatras españoles prestan cada vez más atencion a la salud física de los pacientes con esquizofrenia

Los psiquiatras españoles están cada vez más sensibilizados respecto a la salud física de las personas con esquizofrenia y se preocupan más por analizar los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas. Esta es una de las conclusiones del estudio IMPACT, avalado por la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) y la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB) con el patrocinio de Bristol-Myers Squibb y Otsuka Pharmaceuticals. El estudio ha sido elaborado con la participación de 238 psiquiatras españoles y 1.193 pacientes con esquizofrenia, cuyos datos fueron recogidos en enero y septiembre de 2007. El objetivo del estudio, según sus coordinadores, era determinar si la publicación del Consenso sobre la Salud Física del Paciente con Esquizofrenia había provocado un cambio en la actitud de los psiquiatras españoles respecto a la salud física de sus pacientes.

Para ello midieron el porcentaje de pacientes a los que se les evaluaba los cinco factores de riesgo más importantes, antes y después de la difusión del 'Consenso sobre la Salud Física del Paciente con Esquizofrenia'. Los cinco factores de riesgo analizados fueron: peso, índice de masa corporal (IMC), perímetro abdominal, perfil lipídico y valores glucémicos. Los autores del estudio descubrieron que seis meses después de la publicación del consenso se había duplicado la tasa de pacientes a los que se les había evaluado los cinco factores de riesgo, pasando de un 15,5% al 29,3%. El cambio propiciado por la difusión del Consenso sobre Salud Física del Paciente con Esquizofrenia también fue significativo para cada uno de los factores de riesgo. Así, los pacientes con evaluación del peso pasaron del 58,9% al 72,6%; la medición del IMC aumentó del 32,8% al 46,4%; la determinación del perímetro abdominal progresó desde el 19,2% hasta el 33,2%; se sometió a análisis de perfil lipídico al 72,5% de los pacientes, frente al 69,6% antes de la difusión del consenso; y se realizaron evaluaciones de niveles glucémicos al 73,2% de los enfermos, frente al 70,6% anterior.

"Los resultados del estudio son muy esperanzadores, porque demuestran que hemos conseguido un aumento importante en el cumplimiento de las recomendaciones incluidas en el consenso", señala el doctor Jerónimo Saiz, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP). Aunque el porcentaje de pacientes a los que se les evaluó los principales factores de riesgo aún es pequeño, el doctor Saiz es optimista respecto a la mejora de la salud física de los enfermos. "España es uno de los países donde realmente se está haciendo un esfuerzo por mejorar la situación y, en este sentido, podemos estar satisfechos de los resultados obtenidos", añade el presidente de la SEP.

-Riesgo cardiovascular
Según este experto, las enfermedades que padecen con más frecuencia los enfermos con esquizofrenia son las relacionadas con el sobrepeso, la diabetes, la hipercolesterolemia y la hipertensión, que conforman el llamado síndrome metabólico y constituyen un importante factor de riesgo cardiovascular. De hecho, el 46,3% de los pacientes cuyos datos fueron analizados en el estudio IMPACT padecía hipercolesterolemia, el 33,5% tenía hipertrigliceridemia y el 26% presentaba hipertensión arterial. Sobre este punto, el doctor Julio Bobes, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB), cree que la alta incidencia de enfermedades físicas graves entre las personas con esquizofrenia tiene múltiples causas. "Hay aspectos que tienen que ver con la genética. Padecer esquizofrenia conlleva más riesgo de tener además diabetes, problemas cardiovasculares y problemas metabólicos", señala este experto. También destaca la influencia negativa de los hábitos de vida de los pacientes, caracterizados por el sedentarismo, mala alimentación, tabaquismo y, en muchas ocasiones, consumo de alcohol y drogas. Unas costumbres que quedan reflejadas en el estudio IMPACT, que destaca que el 54,2% de los enfermos fuma habitualmente, el 30,8% consume alcohol y el 16,4% toma drogas ilegales. A ello hay que añadir la elevada prevalencia de conductas de riesgo que derivan en infecciones por hepatitis y por el virus del sida.

En cuanto a qué papel tiene el tratamiento antipsicótico sobre estos factores de riesgo, el doctor Saiz subraya que los nuevos medicamentos contra la esquizofrenia tienen menos efectos secundarios. "Sabemos, desde hace algunos años, que el tratamiento con antipsicóticos modifica los parámetros lipídicos, las tasas de azúcar en sangre, la resistencia a la insulina y algunos parámetros relacionados con la obesidad. Por eso, hay que valorar cuidadosamente los beneficios y riesgos a largo plazo de cada fármaco", añade. La suma de estos y otros factores hace que las personas con esquizofrenia vivan de media hasta un 20% menos que la población general. Sin embargo, los expertos españoles creen que es posible disminuir esta diferencia. "Hemos demostrado que podemos mejorar sustancialmente la situación simplemente con la contribución de los psiquiatras, pero gran parte de las variables que inciden en la salud física de los pacientes también pueden ser modificadas desde el entorno familiar y social", afirma el doctor Julio Bobes. "Es importante concienciar al paciente, porque es el primer responsable de su salud. Por este motivo, los programas psicoeducativos con los que trabajamos ya en España dedican una parte importante a abordar aspectos como la correcta nutrición, el ejercicio físico y un estilo de vida saludable", concluye el doctor Jerónimo Saiz.

No hay comentarios: