sábado, 20 de septiembre de 2008

El ejercicio físico ayuda a mejorar el tratamiento de la anorexia nerviosa en niñas y adolescentes

El ejercicio físico ayuda a mejorar el tratamiento de la anorexia nerviosa en niñas y adolescentes. Esta es la premisa de la que parte el proyecto denominado “Polimorfismos genéticos y anorexia nerviosa, aplicaciones de marcadores genéticos a la respuesta a la actividad física”, uno de los nueve trabajos galardonado con las I Ayudas a la Investigación de la Cátedra Real Madrid de la Universidad Europea de Madrid.
Seleccionados de entre un total de 44, los nueve proyectos premiados, entre los que se han distribuido más de 53.000 euros, “fueron escogidos por su calidad científico-técnica, la capacidad y experiencia del investigador, la viabilidad de la propuesta y la proyección social de sus resultados”, explica Celia Rico, Directora Ejecutiva de la Cátedra Real Madrid de la Universidad Europea de Madrid. De ellos, tres se desarrollan en el ámbito de la salud, cinco en el deportivo y uno en el de Educación.

-Ejercicio y genética
El trabajo “Polimorfismos genéticos y anorexia nerviosa, aplicaciones de marcadores genéticos a la respuesta a la actividad física” pretende mostrar cómo el ejercicio físico y la genética son herramientas eficaces para el tratamiento de la anorexia nerviosa en niñas y adolescentes aportando, gracias al deporte reglado, mejoras en la evolución de la patología y de la calidad de vida de las pacientes.

Según explica la investigadora principal del proyecto, Catalina Santiago, profesora adjunta del Departamento de Ciencias Morfológicas, Fisiología y Biomedicina de la Universidad Europea de Madrid, “el objetivo principal del proyecto es doble: por un lado, integrar el ejercicio físico controlado dentro de la práctica clínica en el tratamiento de la anorexia nerviosa y, por otro, profundizar en el conocimiento de los factores genéticos implicados en el desarrollo de esta patología”.

-Proyección social
Esta investigadora apunta que el proyecto cuenta con el aval de la experiencia positiva alcanzada en iniciativas similares en otras áreas terapéuticas y con clara aplicación clínica. En concreto, apunta que, gracias a las investigaciones de la Universidad Europea de Madrid en consorcio con el Hospital Niño Jesús, se están demostrando los efectos positivos de la actividad física reglada en niños oncológicos.

Inicialmente, “el nuevo proyecto sobre anorexia nerviosa se va a poner en marcha con un total de 30 niñas y adolescentes tratadas en este mismo hospital, siempre en continuo contacto con los psiquiatras que las están asistiendo”, explica esta experta, al tiempo que añade que, de manera complementaria al tratamiento psiquiátrico, “determinado ejercicio muy pautado puede ayudar a controlar y recuperar la masa corporal de las pacientes”. De hecho, apunta que varios autores han destacado las ventajas del ejercicio aeróbico de manera reglada en estas pacientes y la conocida importancia que tiene la actividad física durante la fase de crecimiento en la acumulación de masa ósea.

Catalina Santiago señala que una segunda parte de la investigación está centrada en analizar qué aporta el factor genético a la posible recuperación de las pacientes con esta patología e incluso qué tipo de ejercicios son más adecuados en cada enferma de acuerdo a su perfil genético para permitir su recuperación lo antes posible. En concreto, el proyecto pretende analizar los polimorfismos genéticos asociados al rendimiento deportivo como la ACNT3 y la ECA y polimorfismos genéticos relacionados con la anorexia nerviosa como el receptor de la serotonina 5HT2A, el factor neurotrópico derivado del cerebro (BDNF), y el de su receptor, el gen NTRK2.
En una fase posterior, el estudio, que ahora está en fase de diseño inicial, se ampliará a pacientes con anorexia nerviosa no ingresadas en el Hospital Niño Jesús.

-Anorexia nerviosa
La anorexia nerviosa es un trastorno grave de la conducta alimentaria que se caracteriza por un intenso rechazo a mantener el peso corporal en unos valores mínimos normales, junto con un miedo intenso a ganar peso y una importante alteración de la propia imagen que conduce a la persona que sufre este trastorno a verse demasiado gorda, incluso cuando su peso está por debajo de lo normal.
Puede aparecer tanto en varones como en mujeres aunque es más frecuente en éstas (10 mujeres por cada varón) y generalmente comienza entre los 12 y los 18 años, si bien en los últimos tiempos se aprecia que puede aparecer incluso en edades más tempranas.

Generalmente, la pérdida de peso se consigue mediante una disminución de la ingesta total de alimentos. Aunque empiezan por excluir de su dieta todos los alimentos con alto contenido calórico, la mayoría de los pacientes acaba con una dieta muy restringida, limitada a unos pocos alimentos. Asimismo, suelen recurrir a otras formas de perder peso, como purgas, vómitos provocados o ejercicio físico excesivo.

La anorexia nerviosa constituye una importante causa de morbilidad física y psicológica en adolescentes y jóvenes adultos y su etiología es multifactorial, ya que en su origen intervienen factores biológicos, psicológicos, sociales, genéticos y ambientales. Su tratamiento requiere una estrecha colaboración entre médicos, psicólogos, psiquiatras, familia y paciente. Incluye psicoterapia individual y familiar, junto con tratamiento nutricional.

La Escuela de Estudios Universitarios Real Madrid- Universidad Europea de Madrid es la primera especializada en el deporte y su relación con otras disciplinas como la salud, la gestión, el ocio o la comunicación. Para ello, ofrece numerosos másteres y cursos que abarcan diferentes áreas y están dirigidos a titulados universitarios y profesionales interesados en ampliar sus conocimientos y adquirir una mayor experiencia.

No hay comentarios: